Para crear una nueva empresa en Bulgaria no basta con estar al día de todas las condiciones burocráticas, fiscales y empresariales que debes llevar a cabo allí. Es también muy importante que conozcas más sobre su cultura, su economía, sus costumbres y su día a día, especialmente si tienes pensado trasladar allí tu residencia, al menos por un tiempo.

Moneda

La moneda oficial es el lev, que normalmente se abrevia como lv. Es decir, en Bulgaria no tienen el euro como moneda oficial, aunque los precios de grandes compras o gastos suelen darse en esta moneda. Parece que a corto plazo Bulgaria no tiene intención de adoptar el euro como moneda oficial, ya que el lev es una moneda estable.

Existen cajeros automáticos que aceptan las principales tarjetas de crédito, así como establecimientos en los que se puede pagar con tarjeta. Sin embargo, igual que ocurre también en otros países como España, las zonas más rurales suelen carecer de este tipo de servicios o son más escasos.

No hay problema para cambiar euros en las principales ciudades de Bulgaria. Las casas de cambio no tienen permitido cobrar comisiones, pero en muchas ocasiones lo intentan, así que hay que estar muy al tanto del precio final que te dan.

Propinas

En Bulgaria hay varias formas de dar propinas. En algunos casos, los camareros o taxistas redondean al alza el precio que te cobran para quedarse con la diferencia. En caso contrario, suelen añadir un 10% extra como propina, que es la cantidad que suele darse si has quedado satisfecho con el servicio prestado.

Agua

El agua del grifo es potable, aunque puede tener un sabor distinto según la zona, igual que ocurre en España. En las zonas rurales es donde conviene menos fiarse menos del agua del grifo y consumir embotellada.

Negocios

Como hemos mencionado en anteriores artículos, es costumbre en Bulgaria tratar asuntos de negocios en lugares que no son específicamente restaurantes, pero que tienen mesas y sillas y donde se puede comer. El alcohol es habitual, sobre todo su bebida típica, rakia, a la que los búlgaros están muy acostumbrados pero que puede causar efectos contradictorios en los extranjeros dado su alto volumen de alcohol, así que recomendamos beber un vasito para apreciar su bebida, pero no más.