Las relaciones entre Bulgaria y Rusia nunca han sido fáciles, y eso debe ser tenido en cuenta a la hora de establecer relaciones comerciales en Bulgaria.

Un conocido mío de un país del Este de Europa vino a Bulgaria a fortalecer relaciones comerciales para su compañía. Pero en lugar de utilizar como lengua de comunicación el Búlgaro o el Inglés, decidió utilizar el Ruso. Es cierto que el Ruso y el Búlgaro guardan indudables similitudes, derivadas de compartir de forma sustantiva alfabeto y estructuras, pues ambas son lenguas eslavas. Pero no siempre es conveniente utilizar una determinada lengua en un país, aunque la lengua sea inteligible. Además, y a pesar de lo que se suele pensar, el Búlgaro y el Ruso no son la misma lengua, son parecidas pero diferentes, algo parecido a lo que sucede entre el Español y el italiano.
Así, una pluralidad de historias le fueron sucediendo a mi conocido. Por ejemplo, este conocido mío acudía de forma regular a cafeterías, y al comunicarse en Ruso con camareros, notaba cómo el personal entendía lo que decía, pero en ocasiones, educadamente le ignoraban. En otra ocasión, acudió a una panadería a probar los famosos баница (banitsa), una especie de hojaldre caliente relleno de queso búlgaro muy típicos. El panadero salió de la trastienda con una amplia sonrisa (los búlgaros, por norma general, son muy amables y hospitalarios), pero al intentar comunicarse mi amigo con él en Ruso, el panadero simplemente se retiró a la trastienda de nuevo, a pesar de que evidentemente se entendían mutuamente. Por supuesto, este conocido mío fue incapaz de establecer relaciones en Bulgaria, pues el Ruso no siempre es una buena idea en Bulgaria.
Algo de historia puede explicar esto. En 1878, los Rusos liberaron a los búlgaros del Imperio Otomano, lo que en cierta medida explica que una parte importante de la sociedad búlgara sienta simpatía por Rusia. Sin embargo, durante la Bulgaria comunista, los Rusos tuvieron una influencia no siempre positiva sobre Bulgaria, hasta el punto de que Bulgaria era una especie de títere de la Unión Soviética, lo que explica que la otra mitad de la sociedad búlgara tenga recelos hacia lo ruso. Además, ya en democracia, las poderosas corporaciones rusas han tenido una influencia crucial en la vida política y empresarial búlgara. Desde que Bulgaria está en la Unión Europea, Rusia ha intentado mantener su poder en la sociedad búlgara, pero cada vez más, Bulgaria está en una especie de equilibrio entre la Unión Europea y Rusia.
Todos estos mimbres hacen que lo más aconsejable sea:
1) En Bulgaria, utilizar la lengua de los negocios de Bulgaria: el Búlgaro.
2)En caso de no tener conocimientos de Búlgaro, lo mejor es utilizar el Inglés (no es recomendable utilizar el Ruso ni el Serbo-Croata).

3) No pronunciarse sobre nada relativo a Rusia frente a socios búlgaros. Enfrente de potenciales relaciones comerciales en Bulgaria, a no ser que se esté seguro de la posición que los clientes tienen respecto a Rusia, lo mejor es mantener un perfil neutral.Cuando vengáis a Bulgaria en viaje de negocios, e incluso de placer, ya sabéis, no intentéis luciros con vuestros conocimientos de Ruso, porque podéis tropezaros.