Esta es una de las preguntas estrella cuando un extranjero viene a alguna reunión empresarial en Bulgaria. ¿Qué se puede beber durante una cena de negocios?

Cuestión peliaguda. Especialmente cuando el producto local favorito y orgullo de los búlgaros es:

La Ракия (Rakia), a la que ya os presenté en algún post anterior. La bomba atómica. Con 3-4 copitas de Rakia, uno está ya fuera de combate, con lo que hay que ser cuidadoso.

A pesar de la fama que tienen los paises del Este, en Bulgaria no se bebe por beber, ni mucho menos. Una de las principales nociones cuando se bebe en Bulgaria, es que beber es un acto social que compartes con aquellas personas que aprecias, o con las que quieres establecer una relación de confianza. Además, es muy frecuente en Bulgaria que todo el mundo tenga pequeños huertecitos donde la gente prepara sus propios vinos y rakias. Posteriormente los búlgaros regalan a sus amistades botellas de fanta o coca-cola con vino casero o rakia casera dentro. Es muy frecuente ver puestos con estos productos en las carreteras por toda Bulgaria.

Si la rakia que se vende en las tiendas es una bebida fuerte, la rakia casera es la ruleta búlgara; suele tener todavía más graduación que la rakia normal, y si no se toma con cuidado, la resaca puede ser memorable.

Mis consejos desde Bulgaria:

1) Si es una cena entre amigos en Bulgaria, no dudéis en probar la rakia, tiene un sabor muy especial e intenso, y combina perfectamente con las ensaladas que se suelen servir.

2)Si se trata de una cena con posibles socios empresariales, mejor centrarse en el vino tinto local (el vino tinto de denominación de origen Valle de Tracia es particularmente bueno). Una copita de rakia con el entrante (no con el postre) para brindar es aceptable, pero más de una copa de rakia es un peligro que debe ser tenido en consideración. Un socio potencial que se emborracha en una comida o cena de negocios no da una imagen muy fiable.

3)Es un error beber varios vasos de rakia durante la cena sólo porque los otros comensales búlgaros lo hagan. Los búlgaros están en su mayoría acostumbrados a los fuertes efectos de la rakia, y están ya inmunizados, por lo que ellos pueden beber varias copas y mantendrán la compostura perfectamente (tienen algunos trucos, como beber muy despacio, o comer mucho mientras se bebe), pero los extranjeros que beben por primera vez rakia en una cena de negocios e intentan beber varias copas, terminan bastante mal. Es mejor no intentarlo.